Category

Curiosidades

Cómo preparar un arte final antes de enviar a imprenta

By | Curiosidades

En este post vamos a hablar de la importancia que tiene dominar las técnicas de artefinalización para lograr que tu diseño se imprima correctamente y con la máxima calidad. Una buena preparación del trabajo antes de su envío a imprenta es tan importante como su diseño previo, de nada sirve un buen diseño si no controlas la técnica para una correcta preparación del arte final

¿Qué es el arte final?

El arte final en diseño gráfico es el proceso de revisión y preparación de un trabajo gráfico para envíarlo correctamente a la imprenta.

Antes de que la llegada de los ordenadores al mundo del diseño, en preimpresión, un arte final era el material ya completamente preparado para su paso a fotolitos mediante las técnicas de reproducción adecuadas a cada proceso.

Hoy en día todo este proceso se ha sustituido por los métodos de impresión conocidos como “directos a plancha”, como el formato PDF de Adobe, consiste en formatos digitales ya preparados para su envío a la imprenta sin que haga falta ningún retoque o intervención más (la imposición de las formas se entiende ya fuera del arte final).

La llegada de estos formatos simplificaron mucho el envío de archivos gráficos a las imprentas y el proceso de artefinalización por parte del diseñador gráfico. No obstante, y aunque cada proyecto gráfico es distinto y requiere un arte final específico, existen algunas normas comunes en cualquier diseño que hay que tener en cuenta antes de generar un PDF para enviar a imprenta.

¿Qué aspectos han de revisarse en un diseño gráfico antes de su envío a imprenta?

Colores de impresión

En función del trabajo que estés realizando debes revisar los colores que estés usando en tu trabajo y convertirlos al modo de impresión que necesites (tintas planas, cuatricromía).

Debes controlar las sobreimpresiones de color. Los programas de ilustración tienen por defecto la opción de sobreimpresión activada al importar elementos y documentos de formatos diferentes.

Si vas a utilizar tintas especiales o acabados con barnices selectivos consúltalo con la imprenta.

Resolución de las imágenes

Uno de los mayores errores en un mal arte final es la inclusión de fotografías e ilustraciones a baja resolución. La resolución requerida para una buena impresión suele ser de 300 píxeles por pulgada (esta puede bajar a los 150 píxeles para impresiones en gran formato).

Debes adaptar las imágenes al tipo de salida que llevará el trabajo en cuanto a tintas utilizadas. Si el trabajo va a cuatricomía, deberás guardar las imágenes en CMYK, si es un trabajo en blanco y negro, las imágenes irán guardadas en escala de grises….

Guarda las imágenes en un formato compatible para imprenta. Para asegurarte una óptima calidad del trabajo el formato TIFF es el más utilizado.

Comprueba que no hay logotipos ni imágenes deformadas, giradas o muy ampliadas. El porcentaje de ampliación ideal está entre el 75% y el 130%.

Tipografías empleadas

Revisa las fuentes tipográficas de tu diseño, asegúrate que no falta ninguna o dan algún tipo de error.

Para evitar disgustos se recomienda enviar las fuentes trazadas o incrustadas en el caso que envíes un documento PDF.

Para imprimir textos de color sobre fondos de color utiliza el reventado o trapping, de esa manera no aparecerá un filo blanco entre el texto y el fondo. Los textos en negro se sobreimprimen por defecto.

Formato final del documento

Revisa las medidas definitivas de cada documento y ajústalas, si es necesario, a las medidas o formatos estándar que te indiquen en la imprenta.

¡Cuidado con la sangre!

No olvides incluir la sangre y las marcas de corte en los elementos gráficos que se impriman pegados a los bordes del documento, ya que es muy probable que en el corte de la guillotina se pueda ir medio milímetro y te quede un filete blanco. Has de extender el elemento gráfico para evitar este común error.

Al igual que el corte puede irse algún milímetro hacia afuera y dejar este filete, también puede cortar algún milímetro hacia dentro, por lo que evita colocar textos o logotipos muy pegados a los márgenes para evitar su corte.

elestudio.

El antecesor de PANTONE

By | Curiosidades

Alguna vez habrás oído hablar del sistema de identificación de colores PANTONE. Este sistema de identificación, comparación y comunicación del color para las artes gráficas fue fundada en 1962 por Lawrence Herbert.

PANTONE comenzó como un pequeño negocio que comerciaba tarjetas de colores para compañías de cosméticos, creando así el primer sistema de identificación cromática que hoy día conocemos.

Resulta que 300 años antes de la invención de este sistema, un artista holandés conocido como A. Boogert creó un sistema antecesor en un libro titulado “Traité des couleurs servant à la peinture à l’eau”, una guía cromática de más de 800 páginas ideada para que los artista de la época que pintaban a acuarela tuvieran una referencia fiable sobre como conseguir los colores exactos en sus cuadros.

Traité des couleurs servant à la peinture à l'eau

Traité des couleurs servant à la peinture à l’eau

El libro, descubierto por el historiador Erik Kwakkel mientras investigaba en los archivos en línea de la Biblioteca Méjanes in Aix, de Provence (Francia), explicaba a través de muestras de color realizadas a mano como crear tonos y matices a partir de un color, añadiendo proporciones de agua a la mezcla, suponiendo toda una revolución para los pintores de la época.
Este libro es sin duda un documento que sienta las bases de lo que hoy conocemos como la gestión y la representación del color y, seguramente, habrá sido escrito inicialmente como soporte didáctico para los artistas de la época.

001
002
Es difícil no comparar sus cientos de páginas en color con su equivalente contemporáneo, la Guía de Color Pantone, que no se publicó por vez primera hasta 1963.

003

Si te interesa el tema y quieres ampliar información, puedes consultar el libro en alta resolución aquí.  El libro se conserva actualmente en la Biblioteca Méjanes en Aix-en-Provence, Francia.

Vía: culturainquieta

¿Por qué invertir en diseño gráfico?

By | Curiosidades, Diseño Gráfico

Vivimos en tiempos donde miramos en qué y en qué no invertir. A la hora de reducir gastos hay quien opta por reducir en el diseño pensando que supone un desembolso innecesario, pero podemos asegurar que esto no es así, ya que invertir en el diseño y comunicación gráfica de un negocio es una buena inversión. Cuidar en la imagen de tu marca es una de las inversiones de mas fácil amortización.

El ROI (retorno de la inversión) de un buen diseño gráfico se amortiza en pocos meses, probablemente al tercer mes se haya amortizado habiendo compensado la apuesta por una buena imagen.

Obviamente de nada sirve una buena imagen si ésta no viene acompañada de una buena calidad en la atención al cliente, o si los productos y servicios ofertados no están a la altura. Pero también es obvio que la primera impresión a la hora de que un cliente se decida por uno u otro producto es su imagen. 
Según KissMetrics, ante la posibilidad de compra de un nuevo producto el 93% de los encuestados basarán su compra únicamente en la apariencia visual del producto.

Esto nos muestra la importancia que tiene la imagen en la decisión de compra. Por eso, de la misma forma que cuando vamos a una entrevista de trabajo intentamos proyectar nuestra mejor imagen, cuando vamos a presentarnos ante nuestros posibles clientes debemos también ofrecer nuestra mejor imagen. ¿O acaso irías a una entrevista para conseguir trabajo de manera desaliñada, sin peinar y con la ropa sucia? Seguro que no. Cuida la imagen de tu empresa. elestudio

No hay que olvidar que:
  • Sólo hay una oportunidad de crear una buena impresión. 
Y nuestro público potencial solo se tomará 2 segundos en prejuzgar a nuestra empresa en función de la primera impresión que se ha llevado de la imagen proyectada.
  • Un buen diseño gráfico nos diferencia de la competencia. Si nuestra imagen gráfica es más adecuada, está mejor diseñada, es más limpia y es capaz de transmitir nuestro valor añadido, nos demarcará notablemente de nuestra competencia.
  • Una buena imagen de tu negocio debe ayudarnos a llamar la atención, atraer y captar a nuestro cliente potencial.
 Por eso, es muy importante que esté hecho de manera profesional, y que haya habido un estudio previo de qué somos, qué representamos y a quién queremos llegar.

Acude a un profesional.

Todos los que nos dedicamos desde hace años al mundo del diseño gráfico nos hemos encontrado casos de clientes que se “aventuran” a diseñar sus propios trabajos, considerando como gasto acudir a un profesional del sector.

Últimamente los programas de diseño están programados de tal manera que, incluso personas inexpertas en la materia puedan llagar a hacer diseños “aparentes”, pero hay que tener en cuenta una serie de factores para dejar esta delicada tarea en manos de expertos profesionales, ya que para diseñar un determinada pieza gráfica es necesario un conocimiento previo de imagen corporativa, de diseño, de simbolismo de formas y colores, de dibujo, de conocimiento de las tipologías de clientes, de uso de programas vectoriales de diseño, etc…. Sin olvidar como ya explicamos en un post anterior el tener un amplio conocimiento en la preparación del Arte final para que éste no salga defectuoso en su producción. También hemos de tener en cuenta la relación coste/oportunidad: Ya que el tiempo que estás dedicando a crear de manera semiprofesional el producto que quieres, es tiempo que dejas de hacer otras cosas que si te reportan beneficios.

Y es muy probable que probablemente tardes el triple de lo que tardaría un profesional y la calidad del diseño que puedas crear, sin ánimo de desmerecer, seguramente sea muy inferior a la de un profesional y no te ayudará a conseguir los objetivos que una buena imagen debe cumplir.

¿Aún sigues pensado que invertir en el diseño de un logotipo es un gasto? Apuesta por el diseño • el estudio

elestudio.com

¿Que PANTONE® debo usar?

By | Curiosidades

Seguramente te habrás hecho esta pregunta alguna vez: “¿Qué PANTONE® debo usar?”, y es que en las artes gráficas es muy importante tener claro qué color vamos a elegir para nuestro diseño, puesto que lo que vemos en nuestras pantallas de ordenador muchas veces no tiene que ver exactamente con lo que va a salir impreso en la hoja de papel (sin hablar ya de las pantallas en el que el color está mal calibrado).

¿Qué es el PANTONE®?

Para intentar ajustarnos lo máximo al color deseado los diseñadores utilizan el sistema PANTONE®, un sistema de identificación, comparación y comunicación del color para las artes gráficas. Es el sistema de definición cromática más reconocido y utilizado ya que permite identificar colores para impresión por medio de un código determinado.

Los diseñadores gráficos e imprentas suelen trabajar con distintas guías de referencia PANTONE® (coloquialmente conocidas como “pantoneras” o “pantonarios”), que consisten en tiras de papel-cartón  con la impresión de una muestra de color, su nombre y formulas para obtenerlo (en porcentajes, gramos, etc).

PANTONE_ELESTUDIO

Generalmente PANTONE® diferencia entre los modos de color directo (SOLID) y los CMYK (la composición del color directo en porcentajes de Cyan, Magenta, Amarillo y Negro). Si utilizásemos tintas planas no encontraríamos problema para conseguir el color exacto, el impresor se encargaría de pedir al fabricante de tinta los PANTONE® necesarios.

Así que hemos de tener en cuenta si vamos a utilizar una tinta directa en el cual usaremos en nuestra carta de PANTONE® el “Pantone solid” o bien vamos a usar su composición en valores de cuatricromía, cuando reproduzcamos el color en CMYK usaremos “Pantone Process”.

También hemos de tener en cuenta el tipo de papel sobre el que vamos a imprimir, ya que usaremos “Coated” para papeles estucados y “Uncoated” para papeles no cubiertos o mate.

portfolio

Por tanto, a la hora de diseñar logotipos o imágenes corporativas aconsejamos tener a mano una guía PANTONE®, como la “Color Bridge Euro” o la más reciente “Pantone Goe Bridge”. Así, podremos seleccionar y especificar el color final cuando pretendamos imprimir en CMYK, comprobando de este modo cómo se reproduce un color Pantone y comparándolo con su equivalencia en cuatricromía.

Para quedarnos más tranquilos, a la hora de preparar el arte final, una buena idea es crear un PDF/X para enviar el trabajo a la imprenta con los colores gestionados previamente y ya convertidos a CMYK.  Por último, si tenemos dudas, siempre conviene pedir una “prueba de color” para dar el visto bueno o, si el impresor lo permite, estar presentes para supervisar la primera impresión en el arranque de máquina.

PANTONE® es una herramienta imprescindible en el mundo del diseño ya que fueron los únicos que consiguieron lo que nadie había hecho: estandarizar los colores.

Hoy día PANTONE® se ha convertido también en todo un icono en el mundo de diseño y en cualquier tienda de merchandising o regalos promocionales, podemos ver todo tipo de productos PANTONE®.

panettone el estudio

En este post puedes ver alguna de estas tendencias PANTONE®